sábado, 4 de enero de 2014

Presentación Revista Nº 5


Queridas amigas y amigos de Convives:

Quiero presentar el nuevo número de la revista en la creencia que compartimos: Es posible impulsar la mejora del mundo que nos rodea educando para un futuro mejor.

Incansables, seguimos en la búsqueda de las mejores opciones. Sabemos que navegamos a contracorriente de propuestas economicistas, mercantilistas, individualistas y deshumanizadoras que deseducan desde los diferentes agentes socializadores.

Para conseguir nuestro objetivo hemos de conocer y analizar a fondo las causas que sostienen los actuales planteamientos de desigualdad e injusticia social que están en nuestro entorno.

En este análisis es imprescindible formarnos y reflexionar sobre el patriarcado, la desigualdad y el respeto a la diferencia.

La desigualdad entre hombres y mujeres es estructural. Se fundamenta en plantear de forma dual la explicación del mundo que nos rodea, justificando con ello la diferenciación y jerarquización de valores entre los sexos.

La dualidad del patriarcado establece valores desiguales y jerarquizados para educar a niñas y a niños. Esto determina expectativas diferentes en base a unos roles estereotipados y rígidos, generando ideas segregadoras y posturas intolerantes ante la natural diversidad. Las actitudes que se salen de lo establecido por el propio sistema patriarcal son castigadas con la exclusión.

Son muchas las ideas erróneas que nos han ido contando a lo largo de nuestras vidas hasta lograr normalizar socialmente la desigualdad y la violencia de género.

Actuando de forma semejante al conocido cuento del elefante del circo, que atado a una pequeña estaca no era consciente de que con un mínimo movimiento podría soltarse de su esclavitud, tampoco las personas sabemos soltarnos del sexismo social.

El denominado patriarcado coarta y encorseta a hombres y mujeres justificando la desigualdad y normalizando altas dosis de violencia.

Es esa dualidad la que nos domestica al hacer creer “estás conmigo o contra mí”; “esto es blanco o es negro”, “es bueno o es malo” y nos convence de que “para que yo gane, las demás personas deben perder”. “Yo gano, tu pierdes” parece un mandato social que se repite.

Son planteamientos que hacen aparecer como opuestas a los hombres y a las mujeres, dejando, en unas y en otros, elementos de profundo aislamiento, distanciamiento y soledad.

La desigualdad de género es un mal estructural y cultural que trae desastrosas consecuencias en nuestra sociedad.

La Coeducación implica una educación mixta. Siendo actualmente un tema sobre el que se debate, no queremos dejar de recordar que, por supuesto, es necesaria la convivencia de chicas y chicos en nuestros centros para posibilitar la comunicación y conocimiento mutuo, estableciendo relaciones de respeto y colaboración

Revista Convives Nº 5 Coeducación para la Convivencia