jueves, 26 de noviembre de 2015

El bienestar de los docentes, guía para controlar el estrés y sentirse bien personal y profesionalmente


El principal valor de este libro, a mi entender, es que parte de un estudio y de una propuesta de intervención del gobierno Teacher Support Line, 1999 y el Well-Being Programme para aquellos centros que quieran “ser” decidida y conscientemente, ambientes de trabajo y de aprendizaje saludables, realizado en el Reino Unido, que recoge las ideas, las vivencias y las experiencias de los y las docentes. La muestra de cientos de docentes con diferente antigüedad en la enseñanza, intenta reunir información para organizarla y dar respuestas y orientar en los problemas que subyacen en el estrés negativo que afecta, en una alta proporción, a este colectivo. Salvando algunas diferencias de cultura y contexto, vemos que nos unen las mismas preocupaciones y la expectativa de dar solución a problemas muy similares. 

La forma en que está organizado es su segundo valor. El hilo conductor de todo el texto es el estrés negativo que va surgiendo a lo largo del texto de forma recurrente (definiéndose, contrastándose apareciendo y reapareciendo bajo diferentes enfoques o perspectivas de elementos constitutivos de un bienestar saludable). Cada capítulo tiene una selección de información comprensible y asequible sobre las causas, vinculaciones, síntomas e intensidades del estrés, con referencias válidas para poder profundizar en los temas que deseemos. Esta primera parte nos sirve para “entrar en materia” y adoptar una primera posición delante de la situación que se nos plantea. Ésta tiene “el contrapunto” de un testimonio docente que ilustra la teoría con su experiencia práctica, generalmente orientada a identificar en qué momento o situación le fue útil reflexionar o variar algún aspecto de los que se mencionan, para vivir mejor su profesión. En ocasiones la autora nos lleva a un apartado que denomina “Sugerencias rápidas” dónde se da respuesta práctica a vivencias “incómodas” para poder gestionarlas mejor o al apartado “Acción” dónde los recursos, mayoritariamente, deben construirse individualmente en base a la respuesta a una batería de preguntas.

Debemos destacar que también reúne un par de cuestionarios y de test que pueden ser muy útiles para identificar aspectos no tratados en la parte más teórica. Son prácticos y orientan con claridad. 

A lo largo de los nueve capítulos vamos conectando con una idea completa de salud, con una definición bastante completa de estrés negativo, con los síntomas y efectos de este, con los problemas que preocupan a los docentes y al gobierno (y que forman parte constituyente del problema) y se trata de dar orientaciones para seleccionar algunas acciones individuales de mejora. La cuestión organizativa y el liderazgo no se dejan de lado ya que se reconocen como parte del problema, pero no constituyen el “nudo gordiano” del libro. 

Los aspectos en que se pueden establecer márgenes de mejora abarcan la relación, comunicación, gestión de conflictos y de diversidad de estilos, organización y planificación, expectativas y objetivos, reflexión sobre la práctica y la vida personal,...etc. 

El último capítulo del libro es una guía rápida que nos centra, antes de la reflexión final, en los problemas y los caminos que debemos plantearnos si queremos hacerle un “chequeo” a la salud y el nivel de bienestar con el que nos enfrentamos a nuestra profesión. Una buena síntesis y un “vuelvo a empezar” situándome en las preguntas que quiera trabajar. 

Comentado por....Dolors Olivé

El bienestar de los docentes. Guía para controlar el estrés y sentirse bien personal y profesionalmente 
Elizabeth Holmes
Editorial Narcea. Colección Educadores siglo XXI. Madrid 2014