martes, 11 de octubre de 2016

REFLEXIONES EN TORNO AL MALTRATO ENTRE IGUALES

REFLEXIONES EN TORNO AL MALTRATO ENTRE IGUALES


"Educad a los niños y no habrá necesidad de castigar a los hombres" 
Pitágoras

"Lo que la educación no arregle ahora, lo arreglará la policía luego". 
JM Marina


En los medios de comunicación en el País Vasco se ha creado una polémica sobre si poner o no cámaras de vigilancia en los centros educativos para prevenir el acoso entre iguales.

Ayer me llamaron de la EITB para que opinara y, a pesar de que intenté aportar todo lo que va a continuación, solo se emitió poco más de un minuto y, una vez más, se pasó por el tema de puntillas.

El tema del maltrato entre iguales es tan serio que es un peligro hablar de él tan a la ligera, creando miedos a las familias, llevándose las manos a la cabeza cada vez que aparece un nuevo caso, tomando medias puntuales y punitivas como única forma de tratar de solucionarlo. 

Vamos por partes:

1. ¿CÁMARAS EN LOS CENTROS?

Cuando los derechos fundamentales están en juego, hay que ponderar muy bien lo que se hace y responder con rigor al porqué y al paraqué.

Por eso es necesaria la autorización judicial. Es la fiscalía quien, tras una denuncia seria y cómo única forma de obtener información relevante, solicita autorización judicial para instalarlas. Ha de estar muy bien justificado para que se autorice, porque afecta a la intimidad y nunca es una respuesta genérica sino específica para cada caso. De ahí la negativa de la judicatura en ocasiones.

En mi opinión Nunca de modo arbitrario y genérico. No se trata de crear un gran hermano en el centro que controla y castiga. No, incluso aunque el centro lo pida. Los derechos de todo el alumnado no pueden conculcarse por si se diera el caso. Única y exclusivamente cuando el juez lo autorice.

Es cierto que hay que observar lo que pasa en las clases, los patios, los gimnasios, los comedores,... pero esa observación debe ser hecha por el profesorado, el alumnado, las familias y todo el mundo. No sólo observar, también intervenir cuando se vean situaciones de injusticia y abusos, sin mirar para otro lado, como si no fuera asunto nuestro.

Este es un tema que nos afecta a todas las personas porque la educación y el bienestar de los niños, niñas y jóvenes es responsabilidad de toda la sociedad.


2. ¿CÓMO ABORDAR EN SERIO EL ACOSO ENTRE IGUALES?

Nuestra Asociación CONVIVES dedicó el nº3 de nuestra revista a este tema y compartimos los criterios de actuación para eliminarlo de raíz.

¿Dónde está la raíz del maltrato? En la injusticia, en el paradigma de dominio-sumisión y en la falta de competencias emocionales: empatía, autorregulación, abordaje de conflictos sin violencia,....
  • Sólo actuando desde ellos se puede conseguir que desaparezca. 
  • Hacerlo supone hablar de desarrollo moral, de ética del cuidado, de competencias personales y sociales y de educación en valores.
  • Si educamos desde infantil en los valores de justicia y solidaridad, en la ética del cuidado, se desarrollan las competencias emocionales, la autorregulación, la autoestima, la empatía y comportamientos prosociales.. el abuso entre iguales desaparecerá.
  • Si enseñamos a detectarlo, a cuidarnos y cuidar, a no mirar a otro lado cuando se ve una injusticia, a sentirnos responsables de las cosas que pasan y por eso, a actuar, ...no habrá casos de abusos porque nadie los permitirá.
  • Por eso, es tan necesario recuperar el verdadero sentido de los Planes de Convivencia de los centros. Elaborados conjuntamente entre el profesorado, el alumnado y las familias, todos a una y dentro de este plan, las estrategias concretas para prevenir (que no es otra que educar emocional y moralmente) y aplicarlas día a día, paso a paso, sin prisa pero sin pausa. En la escuela y en la familias, todos a una, porque es una tarea comunitaria.
  • Ya vale de llevarse las manos a la cabeza, hay que prevenir y si se detecta algún caso, actuar con criterios educativos. La escuela y las familias están para educar y sabemos que los castigos, las sanciones, solo enseñan que no puedo hacer algo porque me pillan, me ven, me castigan, pero...nada más.
  • La clave está en el desarrollo moral: hago las cosas bien porque quiero hacerlas, no por temor al castigo.

3. QUIÉN HA DE HACERLO?

Aquí quiero reivindicar el importantísimo papel del profesorado y de las familias porque son las dos instituciones educativas fundamentales

Últimamente todo el mundo quiere, y lo consigue muchas veces, entrar en la escuela.

Ya está claro que el maltrato entre iguales, no se puede erradicar con medidas punitivas sino con desarrollo moral y emocional.

Por eso, creo que hay que poner el énfasis en la labor educativa del profesorado y el hecho de otros agentes; en unos casos la policía, que reduce el tratamiento a aspectos punitivos, o diversas ONGs, con programas más o menos educativos, entren en los centros, está consiguiendo dos efectos perversos y muy peligrosos, Uno que se considere que el profesorado no está capacitado para ello y, otro, que haya parte de él que se desvincule de su responsabilidad educativa. 

Conviene no olvidad que la escuela es un espacio educativo y quien puede educar mejor es el profesorado.


Portugalete 10/10/2016
Nélida Zaitegi
ASOCIACIÓN CONVIVES